BLINDAJE MEDIÁTICO Y DISTINTA VARA EN EL CASO LUCAS GONZÁLEZ

imagen el destape

Ayer murió el chico de 17 años que estaba internado tras ser baleado en la cabeza por un policía de la Ciudad de Buenos Aires, en un nuevo caso de "gatillo fácil". Desde un primer momento, los principales medios informaron del hecho bajo la versión policial e instalaron que los tres chicos que iban a bordo del auto eran delincuentes.

El adolescente y tres amigos se movilizaban en un Volkswagen Suran azul y, al detenerse en un kiosco fueron interceptados por 3 efectivos de civil sin patente, que no se identificaron, lo que causó el miedo en los chicos que pensaron que serían víctimas de un robo. 

Al momento de dar la noticia, los periodistas afines al Macrismo se mostraron más preocupados por no dejar que esto se instale políticamente, que por repudiar el accionar de la policía de Larreta, en una clara muestra de blindaje mediático. 

Con un accionar completamente diferente cubrieron el caso de Roberto Sabo, el kioskero asesinado en Ramos Mejía. En ese momento el hecho lo utilizaron como parte de la campaña electoral y llegaron a pedir la cabeza del Gobernador Bonaerense Axel Kicillof. 

Con la diferencia más cruda, que los asesinos del kiosquero eran verdaderos delincuentes y los asesinos de Lucas, se suponía que son agentes del Estado que deben cuidar a los ciudadanos en lugar de asesinarlos. 

La postura de "mano dura" y de "primero disparo y luego preguntó" que tuvo el Gobierno de Cambiemos, comandada por Patricia Bullrich, y que tuvo casos como el de Chocobar, a quien premiaron por matar a un ladrón, es la misma que se lleva a cabo en la Ciudad desde el principio de su gobierno en 2007, primero con Macri y hoy con Larreta. 

Ninguno de estos políticos de derecha salió a mostrarse en los medios y con los familiares y vecinos de Lucas, como sí lo hicieran en Ramos Mejía y los periodistas afines a ellos, se mostraban consternados sobre un hecho que es consecuencia de la ideología que predican diariamente ante el público. 

De hecho el último año del Gobierno anterior hubo un caso idéntico en San Miguel del Monte, allí cuatro chicos que salieron a dar una vuelta en un auto fueron acribillados por la policía bonaerense. 

Desde el poder real, la delincuencia tiene una clara utilización Económica-Política, ya que como decía Foucault: "Cuantos más delincuentes existan, más crímenes existirán; cuántos más crímenes hayan, más miedo tendrá la población y cuanto más miedo en la población, más aceptable y deseable se vuelve el sistema de control policial". 

Esto explica que desde los diarios, la tele y las radios se le conceda tanto espacio a la criminalidad como si se tratase de una novedad de cada día. "Te miran mal cuando caminás, te quieren parar, te piden documento por la forma en que te vestís. 

Con uniforme o sin uniforme te miran mal por tener una visera", dijo un compañero de Lucas de Barracas Central, sobre el operar cotidiano de la policía en la zona sur de la Ciudad. 

Lamentablemente, las figuras principales de los medios hegemonicos, no nombraron a Rodríguez Larreta y se dedicaron a usar a las víctimas para dar rienda suelta a sus operaciones hasta llegar a la misma Vocera del Presidente y responsabilizarla por “hacer un uso político del caso”, por el sólo hecho de haber respondido una pregunta de los periodistas. 

La misma pregunta que el jefe de gobierno porteño y sus aliados amantes del gatillo fácil como la ex ministra de seguridad, no se presentaron a responder.