EL NEGOCIO DESCONOCIDO

LAS APUESTAS EN EL FÚTBOL: UN MUNDO LLENO DE MISTERIOS Y GRANDES CANTIDADES DE DINERO

Las apuestas deportivas online están creciendo a un ritmo exponencial inmenso en la Argentina; los espacios publicitarios están siendo cada vez más ocupados por las diferentes casas de apuestas al punto de que incluso algunas se dan el lujo de ser sponsors exclusivos de clubes locales.

Por nombrar a una de las más importantes, Codere firmó un acuerdo de 3.5 millones de dólares al año para las próximas 3 temporadas sólo para aparecer en el pecho de la remera de River Plate. El caso más conocido a nivel internacional fue entre finales de los 2000s y principios de 2010s, cuando Bwin fue el sponsor oficial del Real Madrid. La casa de apuestas online de origen austríaco llegó a pagar hasta 30 millones de euros anuales para estar en el pecho de las camisetas madrileñas.

Un estudio realizado en conjunto por las diferentes casas de apuestas del país, determinó que 1 de cada 2 apuestas realizadas involucran a la Liga Profesional de Fútbol. Este año se espera una facturación de aproximadamente 60 millones de dólares, así como también se estima que poca a poca las apuestas de índole deportiva van a superar a las tradicionales en los casinos (Póker, Slots, máquinas tragamonedas, entre otras).

A pesar de las cifras brutales que salieron a resultado del estudio realizado, se estima que la cifra de recaudación aumentaría en un 250% y, teniendo en cuenta estos números por cuál organismo es regulado, la constitución determinó que sea regulado por lotería nacional, y que cada provincia decida la habilitación, el control y regulación de las diferentes casas de apuestas. 

Hasta ahora, solamente son permitidas en 14 territorios del país: C.A.B.A., Gran Buenos Aires, Tucumán, Entre Ríos, San Luis, Santa Cruz, La Pampa, Chaco, Misiones, Neuquén y Río Negro; a las que se sumaron también Santa Fe, Mendoza y Corrientes. 

El rango de edad en el que oscila la mayor cantidad de usuarios es de entre 25 a 40 años. ¡Qué curioso! Según datos del INDEC, también es el rango de edad en el que se encuentran la mayor parte de la población desempleada del país.

Para bien o para mal, las apuestas deportivas son un mal necesario que llegó para quedarse. Cualquiera mayor de 18 años puede completar el sencillo formulario para ingresar dinero desde una cuenta bancaria y/o tarjeta de débito y apostar por quien desee antes de que comience el espectáculo. 

Hay un espectro bastante amplio sobre lo que se puede apostar; por nombrar algunos, se puede apostar por quién ganará, por quién anotará los goles, por cuántos puntos ganará, si va atajar o no el penal, e incluso, cuánta será cantidad de tiros de esquina que se realizarán a lo largo del partido. 

En medio de todo esto, empezó a asomar la nariz el llamado crimen organizado. Con las grandes cifras puestas en juego, era algo inevitable que tarde o temprano iba a entrometerse en medio de todo esto la delincuencia organizada, la cual comprendió rápidamente que muchos clubes de fútbol estaban sufriendo económicamente como consecuencia de los grandes problemas económicos del país. 

Para cerrar, citando al jefe del Centro de Delincuencia Financiera y Económica de Europol, cuando hay menos dinero, los jugadores, los entrenadores, los funcionarios e incluso los directivos de los clubes son más vulnerables a ser corrompidos por los amañadores.

-Esta nota fue escrita por Pedro, estudiante en el taller de periodismo deportivo de la agrupación Volver a Las Raíces.