La crisis del combustible en Argentina: ¿Especulación o desabastecimiento?

Desde hace varios días, los argentinos se enfrentan a una escasez de nafta y gasoil que afecta a gran parte del país. Las estaciones de servicio venden el combustible por cupos, los usuarios hacen largas filas para cargar el tanque y el transporte de cargas se ve perjudicado por la falta de abastecimiento. ¿Qué está detrás de esta situación? ¿Es una cuestión de oferta y demanda o hay una intencionalidad política y económica de las empresas petroleras y los sectores de poder?.

El gobierno nacional, encabezado por el ministro de Economía y candidato presidencial Sergio Massa, responsabilizó a las compañías petroleras de retener stock por especulación ante una posible devaluación o un aumento de precios después de las elecciones del 14 de noviembre. Massa advirtió que si el martes no se normaliza el suministro, desde el miércoles no podrán exportar más petróleo1. Además, anunció que se importarán diez barcos con combustible para solucionar el problema.


Las petroleras, por su parte, negaron cualquier versión sobre retención de inventarios y atribuyeron la escasez a una serie de eventos que exigieron al límite su capacidad, como la baja del río Paraná, el paro portuario, la pandemia y el aumento estacional de la demanda3. Las empresas aseguraron que tomaron medidas para garantizar el abastecimiento pleno en la red de estaciones de servicio y que la situación se está normalizando.


Sin embargo, algunos analistas y dirigentes sindicales cuestionaron las explicaciones de las petroleras y las acusaron de buscar desestabilizar al gobierno y al proceso electoral con una maniobra sucia que conspira contra los intereses del país. El secretario general del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Marcelo Rucci, anunció un paro total de actividades para el miércoles en apoyo a las medidas de Massa y afirmó que las petroleras buscan tener más créditos económicos en momentos donde el país está viviendo un proceso electoral.


La crisis del combustible en Argentina pone en evidencia la disputa entre el gobierno y las petroleras por el control de los precios y los recursos energéticos. También muestra la vulnerabilidad del país ante la dependencia externa y la necesidad de garantizar el autoabastecimiento. En este contexto, los argentinos esperan una solución rápida y definitiva que les permita acceder al combustible sin dificultades ni sobrecostos